Innsbruck, corazón alpino en Austria.

Innsbruck, corazón alpino en Austria.

Cuando la primavera y el verano llegan a Innsbruck es cuando se descubren las otras maravillas de este destino que sorprende al viajero con su historia, su nutrida agenda de eventos y sus paisajes únicos! Animate a descubrir Innsbruck, corazón alpino de Austria.

Innsbruck, mucho más que nieve

Hablar de Innsbruck como destino invernal es casi una obviedad. Los Alpes austríacos y el Olympia Ski World, con 9 estaciones de ski y más de 260 kilómetros de pistas, convierten a la ciudad en un destino imperdible para los amantes de los deportes de nieve.

Pero en también existe otra cara de esta ciudad que merece ser conocida. Enclavada en el valle del río Inn y rodeada de grandes montañas, Innsbruck es el corazón alpino de Austria.

Es una ciudad que alberga historia, modernidad, que exuda cultura tirolesa y juventud, pero fundamentalmente que deslumbra con sus paisajes de montaña y lagos en época estival, donde el trekking y la vida al aire libre se disfrutan de manera única.

El funicular Nordkettenbahnen, uno de los imperdibles de Innsbruck (foto: Christof Lackner)

Todo al alcance de la mano

Innsbruck tiene la particularidad de que todo está cerca, lo que la hace ideal tanto para una visita corta (incluso de algunas horas de escala) como para una de varios días.

Llegar al centro de la ciudad desde el aeropuerto o desde la estación central de trenes no lleva más 12 minutos. Y pasar de caminar por la ciudad a respirar el aire de montaña en la propia montaña, apenas una media hora en funicular Nordkettenbahn.

 

Una ciudad donde conviven la historia y la modernidad

El casco histórico de la ciudad concentra los edificios más importantes de Innsbruck. El Palacio Imperial, el Arco de Triunfo y la Torre de la Ciudad medieval (1450), la cual ofrece una fantástica panorámica luego de ascender sus 31 metros y 133 escalones.

Pero el imperdible del casco antiguo es el Tejadillo de Oro. Ideado por el emperador Maximiliano I y construido hace más de 500 años, debe su nombre a las 2.657 tejas de cobre doradas que cubren su techo y que lo convierten en el ícono de la ciudad.

El mirador tiene en su base frescos y relieves en los que, si se busca bien, se puede encontrar un pequeño trasero desnudo que habría sido una pequeña venganza de los constructores por no recibir la paga acordada…

New Orleans Festival con el Tejadillo de Oro de testigo. (Foto: Christof Lackner)

Pero Innsbruck es también una ciudad moderna y joven. El shopping “Kaufhaus Tyrol” o la zona comercial “Rathauspassage” se destacan arquitectónica y temáticamente dentro de esta ciudad que, además, alberga en su población un alto porcentaje de estudiantes universitarios.

Así es común ver en la renovada Maria-Theresien-Strasse (strasse = calle), prácticamente reconvertida pintoresco paseo peatonal, grupos de jóvenes poblando bares y cafés, paseando y riendo o participando de alguno de los tantos eventos culturales que propone la ciudad.

Imperdible aquí es la vista desde la columna de Santa Ana hacia el norte con el Tejadillo de Oro y las imponentes cumbres de la cordillera Nordkette. Una postal ideal para instagram.

Las montañas, grandes protagonistas

Trekking en Insbruck:

“Innsbruck, corazón alpino de Austria”, así decidimos hablar de este destino y tiene su lógica: la ciudad está rodeada de montañas que llegan a los 2.500 metros de altura.

Por tratarse de un destino de montaña, hay todo tipo de recorridos de trekking. Los hay con alto grado de dificultad para avanzados y expertos y también para disfrutar en familia.

Al pico Nordkette, al norte de la ciudad, se puede subir en funicular, pero también a pie. Por supuesto, requerirá de un esfuerzo importante y posiblemente, pasar la noche en alguno de los refugios de montaña.

Para los que no se animan a tanto, las montañas del sur, coronadas por el pico Patscherkofel, ofrecen bastante menos dificultad y se puede ir y volver en el día.

Trekking, uno de los grandes atractivos de Innsbruck (Foto: Christian Vorhofer)

 Otras actividades en la región:

El ciclismo y la escalada son otros de los highlights de Innsbruck. En pocos minutos desde el centro de la ciudad se puede acceder a senderos de mountain bike de distintos grado de dificultad y al nuevo Bikepark Innsbruck.

Para los fanáticos de la escalada o quienes quieren iniciarse en la materia, la ciudad es el destino ideal. Vías ferratas, centros de escalada, escuelas y mucho más, están a disposición del turista aventurero.

Y para quienes buscan mayor tranquilidad, la oferta de piscinas al aire libre y lagos es cautivante y tiene a los lagos Rossau y Natterer See como grandes protagonistas.

Disfrutar del sol, el agua cristalina, las montañas de la región y todo lo que ofrece la ciudad de Innsbruck no solo es posible, sino también aconsejable.

Innsbruck cuenta con circuitos de mountain bike y parques con pistas de distinto nivel de dificultad (foto: Simone Lanciotti)

Algunos datos para disfrutar más la estadía:

  • Como la mayoría de las ciudades, Innsbruck cuenta con un bus turístico que permite conocer los lugares más importantes con el sistema hop on hop off.
  • Funciona en verano de 10 a 18 hs. aproximadamente, pasa cada 40 minutos y permite acceder incluso a lugares más apartados como el Castillo de Ambras o el trampolín de saltos de Bergisel.
  • El ticket se compra en el mismo bus, en la oficina de turismo de Burggraben Strasse y en algunos hoteles.
  • Atención! La Innsbruck Card es súper recomendable para abaratar los costos de la estadía. Ofrece acceso libre a la mayoría de las actividades de la ciudad y descuentos. El bus turístico está incluido dentro de los servicios sin cargo de la misma.

 

Más info: www.innsbruck.info/es/

415 Lectores
Comparte esta nota:

Comenta si lo deseas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *