Europa en autocaravana, una experiencia singular.

Europa en autocaravana, una experiencia singular.

Un fantástico recorrido de 23 días y 5.637 km por Europa en autocaravana.

Nosotros

Una pareja apasionada por viajar. Él, cocinero, amante de las cocina, los sabores, empedernido defensor de lo clásico. En su haber gastronómico más profundo lleva los sabores de la cocina de su abuela y haber vivido en Italia durante 7 años. Yo, Lead UX, Diseñadora multidisciplinaria, migrante desde hace 13 años, amo experimentar y vivir cosas nuevas, tengo planes y proyectos para vivir 5 vidas más.

Con este haber en nuestras valijas, emprendimos este viaje queriendo recorrer una parte de Europa que nos interesaba. Queríamos disfrutar de la gastronomía mediterránea, visitar los imperdibles de Gaudí, aprovechar unos días de playa solos y con amigos. En nuestros viajes queremos siempre ser turistas y locales, por eso programamos con bastante anticipación qué queremos hacer e investigamos los lugares, inclusive a los que queremos ir a comer, los barrios y detalles que nos interesan ver, no dejamos casi nada librado al azar, o si?

Atardecer en Madrid, Templo Debob.

Itinerario

Este era mi segundo viaje por Europa, en base a la experiencia anterior, decidimos alquilar un autocaravana para experimentar la libertad que te brinda tener tu casa a cuestas. Arriba de una RoadCar R600 que alquilamos en las afueras de Barcelona, empezó nuestra aventura.

Teníamos un plan macro de los lugares que queríamos visitar, pero lo único que teníamos claro e inamovible eran los dos días que nos quedamos en Barcelona apenas llegamos y los dos días en la misma ciudad antes del regreso.

Nuestro primer destino fue visitar Marsella, a unos kilómetros de allí visitamos Cassis y sus Calanques. Volvimos a España visitando Girona, Tossa del Mar, Valencia,  Murcia, Granada, Málaga, Sevilla. Pasamos a Portugal donde recorrimos Lisboa, el Parque Nacional de Sintra y el fabuloso Palacio da Pena. Luego, con amigos, recorrimos las zonas de playas, visitamos Porto y volvimos a España por Salamanca, Segovia, Madrid, Toledo, terminando nuevamente en Barcelona.

Las distancias que recorrimos manejando entre una ciudad y otra no son mayores a 3 ó 4 horas.

 

El inicio

Hasta que te encontrás cómodo arriba de la casa, viajando naturalmente y disfrutando, son cruciales las primeras 24 horas. Nosotros no estamos habituados a hacer camping ni estar en espacios reducidos, reconocemos que habernos aventurado a vivir 23 días arriba de una casa rodante fue por poco un gran desafío.

Sin embargo, pasadas las 24 horas, luego de chocarte con todo lo que tienes alrededor, entender que hay que turnarse para hacer las cosas y después solo disfrutar de los beneficios que te da la casa, todo lo demás es anecdótico.

Amanecer en Belem, Portugal.

El costo-beneficio es por lejos superador, vivir arriba de una casa rodante te libera de tener que hacer la valija todos los días, más aún si recorres la cantidad de destinos que tocamos nosotros. En Europa los hoteles de algunas ciudades tienen horarios muy limitados, por lo que otro beneficio muy importante es llegar al lugar que tenías planeado cualquier horario y quedarte cuanto quieras.

Aciertos

– El tamaño del autocaravana es el ideal para la ciudades europeas, pudimos estacionar sin problema en todos los lugares sin mayor esfuerzo.

– Alquilamos unas bicicletas en Barcelona por todo el tiempo que estuvimos viajando, fue el complemento ideal para movernos en muchas ciudades.

– Descubrir los mejores horarios de manejo toma tiempo, pero para nosotros manejar unas horas a la noche y otras a la mañana nos sirvió para aprovechar el día en los lugares que llegábamos.

A mejorar

Nos quedamos con el autocaravana hasta unas horas antes de volver y no fue una buena idea, es un stress innecesario

– En las ciudades grandes lo mejor es dejarla en un lugar fijo y procurar no moverla hasta salir.

 

Recomendaciones

Hay muchas app que te indican donde puedes acampar o pasar la noche, la mayoría de los lugares son gratis. En todo el viaje solo estuvimos en un camping una noche y vaciar las aguas grises y negras es bastante sencillo, más de lo que uno piensa.

 

Conclusión

Un viaje fantástico que repetiría con más tiempo… el mundo es un lugar increíble.

 

Foto principal: Laura Dimare – Atardecer con amigos en Nazaré, Portugal.

 

424 Lectores
Comparte esta nota:

2 comentarios

    • Erika La Torre Erika La Torre says:

      Gracias! pronto ampliare, gracias por leerme. Vos tmb tenes unos viajes para contar

Comenta si lo deseas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *