Antalya: la vedette de Turquía.

Antalya: la vedette de Turquía.

La llame así porque me pareció una de las provincias más atractivas de Turquía. Ubicada en la costa suroeste del país, cuenta con las mejores playas recorriendo casi 600km con aguas de color turquesa y lo suficientemente templadas para nadar aun en otoño, muchas ruinas y ciudades antiguas que susurran historias y leyendas, bosques y senderos para caminar cruzando entre montañas.
Para empezar a recorrerla nos vamos a correr unos kilómetros antes a Mugla.

Fethiye y Oludeniz

Aquí además de la playas del centro y restos de viejas tumbas de roca talladas en la ladera de la montaña (que dan algo de miedo) podemos tomar un minibus a Oludeniz (5 liras), donde se destaca la imperdible Laguna azul, una playa con aguas azules donde se encuentran el Mar Egeo y el Mediterráneo. Rodeada de verdes bosques y montañas, es el lugar perfecto para la práctica de parapente. La vista desde la montaña Babadag donde toman vuelo es ideal para quedarse sentado con tu viandita y algo fresco para beber.

Los barcos piratas salen desde aquí a recorrer las pequeñas islas (entre 10/12 USS el día), entre los destacados podés llegar al Butterfly Valley, una bahía llamada así por su gran variedad de mariposas y la isla de San Nicolás, donde se encuentran los restos de varias iglesias construidas entre los siglos IV y VI.

Kalkan y Patara

En este pequeño poblado turco se encuentra una de las más extensas y bellas playas de Turquía: Patara, con grandes dunas, restos de un antiguo teatro licio y ruinas con vistas al mar. Se puede llegar allí desde Kalkan, en bus por 5 liras, otro pueblo rodeado de villas en las montañas que cuenta con las Ruinas de Tlos, una de las ciudades más poderosas en la antigua Licia y el valle de Xanthos, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Kas

Sus callecitas de adoquín con restos de tumbas distribuidas por la ciudad, construcciones licias y romanas, como el gran teatro a la orilla el mar que data del siglo I, las casas en las montañas color terracota y su mar turquesa hicieron que este fuera uno de mis lugares favoritos. Por sus aguas y diferentes tipos de corales y raros peces, son el buceo y el snorkel las actividades más realizadas. Además, desde allí se accede a la ciudad sumergida cerca de la isla de Kekova, donde entre otras cosas se encuentran restos de antiguos barcos.

Olympos

Para llegar a su hermosa playa desde la ruta, tenés que pasar por bosques y las casitas de los árboles (dan ganas de quedarse varios días), pequeños restaurantes de comida regional, ruinas del siglo II a.c. con sarcófagos y diferentes construcciones pertenecientes a otra ciudad licia que parece haber sido imponente.
Si te gusta el trekking y las caminatas, este lugar es ideal porque sus bosques terminan en la playa de canto rodado que regala atardeceres mágicos.

Antalya

Es la capital de la provincia y su costa emana historia. Allí se encuentra Kaleci, el centro histórico donde sobresale la puerta de Adriano, una especie de arco del triunfo turco construido en mármol blanco en el año 130 a.C. en nombre del reconocido emperador romano. Se destaca la torre del reloj, la última sobreviviente de 80 que formaban el antiguo muro y que integra los restos de edificios históricos.


En cuanto a las playas, a sólo 3 km del centro, se encuentran Konyaalti que se extiende por unos 7 km con la vista de las montañas de fondo y Lara Beach a 12 km, publicas, amplias y súper limpias. También a solo minutos se puede disfrutar de Topcam y Mermeli, entre otras.

Lycian Way

O ruta de Lycia, primera ruta de senderismo de larga distancia de Turquía, con montañas de casi 3.000 msnm. que mueren en el mar con increíbles vistas. Llamada así por la antigua civilización que dominó la zona, pasa por las localidades de Fethiye, Kas, Kalkan, Olympos, Tekirova, Fenike y Geyikbayır, entre otras. Comienza en Oludeniz,más precisamente en una antigua ciudad fantasma de principios del siglo XX, Kayakoy.

Este sendero de más de 500 km atraviesa casi toda la provincia de Antalya. Dada la belleza del camino, es catalogado como uno de los circuitos más destacados del mundo. Todo el recorrido está señalizado con marcas rojas y blancas clasificado en un nivel medio-alto, ya que tiene muchas subidas y bajadas. Les recomiendo hacer la ruta en otoño o primavera para evitar el excesivo calor. El sendero no es solo para expertos, ya que pueden hacer un circuito corto por la parte costera u algún tramo de menor dificultad y gran belleza como el del inicio, con su rústico y arbolado camino, que luego se hará más estrecho y cubierto de piedras que no deja de subir por algunas horas.

 

Bueno después de todo esto, este circuito suena más que tentador. ¿Se animarían a este sendero completo?

Espero disfruten del viaje tanto como lo hice yo. Nos vemos!

 

Instagram: @loaciar

www.facebook.com/lore.aciar

 

Si tu también quieres contarle a otros viajeros tu experiencia en cualquier destino del mundo, escríbenos a info@worldenful.com

 

867 Lectores
Comparte esta nota:

Comenta si lo deseas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *