Cinque Terre en dos días.

Cinque Terre en dos días.

Qué es y dónde está?

Declarada Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 1997, Cinque Terre es una región de la costa italiana, bañada por el mar de Liguria, que comprende cinco pueblos (de ahí el nombre), uno más pintoresco que el otro: Monterosso al MareVernazzaCornigliaManarola y Riomaggiore. Esta zona, gracias a sus particularidades geográficas, conforma uno de los principales atractivos turísticos de la llamada Riviera Ligure. Casas coloridas y dispares, acantilados rocosos, terrazas desiguales, vegetación abundante y el inconfundible azul del mar que la rodea son los ingredientes perfectos para recorrer un lugar que, verdaderamente, quita el aliento. En los últimos años, esta región se puso de moda y apareció en todas las revistas de viajes o cuenta de Instagram que imaginen. Pues sí, cómo culpar a los más de dos millones y medio de viajeros que la visitan anualmente. A continuación, les dejamos una pequeña guía para recorrer este lugar por cuenta propia y disfrutar de sus bellísimos paisajes.

 

Mapa de la región de Cinque Terre.

Mapa de la región de Cinque Terre.

 

DATO: Mucha gente, por falta de tiempo o conocimiento, recorre la región en un día. ¿Se puede? Sí, se puede. Nosotros les recomendamos reservar dos días para Cinque Terre (pronto van a entender por qué) y, tal vez, un tercer día extra para conocer algún otro pueblo cercano que también los dejará enamorados, como Portovenere. Este viaje lo hicimos con la familia de Nacho durante abril de 2018 y dedicamos dos días a Cinque Terre, uno a Portovenere y un día extra que llovió muchísimo (yo me quede en casa con Nacho y el resto de la familia se fue a visitar Pisa que no conocían y está muy cerquita). Fue un viaje realmente increíble que volvería a repetirlo sin dudarlo.

 

Las casitas color pastel apiladas en los acantilados frente al mar de Liguria.

Las casitas color pastel apiladas en los acantilados frente al mar de Liguria.

 

La familia de Nacho y una invitada en Manarola.

La familia de Nacho y una invitada en Manarola.

Cómo llegar?

Lo más común es llegar en tren. La región de Cinque Terre tiene una excelente conexión entre la estación de La Spezia Centrale (estación desde donde, en general, se parte para los distintos pueblos de la zona) y varias ciudades italianas como Génova, Pisa, Milán y Florencia. Los horarios y los precios de los trenes los pueden consultar en el sitio oficial de la empresa ferroviaria de Trenitalia. Las distancias no son muy largas, por lo que el viaje puede tardar entre 2 a 5 horas, dependiendo desde qué estación partan. Los billetes de tren los pueden comprar en la página web o bien directamente en la estación (y se ahorran un par de euros por los gastos de gestión).

Se puede llegar también en auto, pero deberán dejarlo estacionado en La Spezia, ya que recorrer Cinque Terre implica subir y bajar del tren y caminar mucho. Por su fácil acceso (y su encanto único) les recomendamos que incluyan este lugar en su recorrido por Italia.

Nosotros veníamos de pasar unos días recorriendo la Costa Azul de Francia, por lo que llegamos a La Spezia en tren (desde Niza a La Spezia, haciendo escala en Génova,  hay unas cinco horas aproximadamente y, como el sistema en la terminal de trenes de Niza de Trenitalia no funcionaba ese día, viajamos con la empresa Thello).

 

Cómo moverse?

Una vez que llegaron a La Spezia Centrale, van a la oficina de turismo que está en la misma estación; es chica pero la van a ver fácilmente. No sé preocupen por comprar los billetes en las máquinas; vayan directo a la oficina que ahí les van a dar información sobre horarios, precios, qué recorrer primero y un mapa de la zona.  Les van a ofrecer diferentes opciones dependiendo de cuánto tiempo se queden y cómo prefieren moverse. Acá les dejamos las alternativas más comunes, pero antes:

 

QUÉ ES Y CÓMO SE USA LA CINQUE TERRE CARD?

Son tarjetas que les permiten desplazarse por la zona y varían según la cantidad de días que estén. Se pueden comprar en cada una de las estaciones de tren de los diferentes pueblos o (como hicimos nosotros) adquirirla en la oficina de turismo de La Spezia y olvidarse del tema. Hay dos opciones:

 

La Cinque Terre Card Estándar ofrece:

WIFI gratis, acceso a ascensores y autobuses regionales, acceso a los baños (sin la tarjeta, hay que pagar 1 euro por cada baño al que vayan), ingreso a senderos peatonales y entrada a museos

La  Cinque Terre Card Treno (tren) ofrece:

Todos los ítems incluidos en la Cinque Terre Card Estándar más el desplazamiento ilimitado en tren entre todos los pueblos incluidos desde Levanto hasta La Spezia y viceversa (que son, básicamente, todos los que van a venir a conocer).

DATO: El pase no dura 24hs. Si lo compran un lunes a las cuatro de la tarde no es válido hasta el martes a las cuatro de la tarde. El pase dura hasta el último tren del día (medianoche en temporada alta). Por eso, les recomendamos salir bien tempranito así disfrutan con calma.

 

Mapa de la región y tarjetas Cinque Terre Treno.

Mapa de la región y tarjetas Cinque Terre Treno.

 

A continuación, el detalle de los precios (ENERO 2019/precio en euros)

1 día 1 día + tren 2 días 2 días + tren 3 días + tren
Cinque Terre Card (Adultos) 7,50 16 14,50 29 41
Cinque Terre Card (Niños de 4 a 12) 4,50 10 7,20
Cinque Terre Card (Más de 70 años) 6 13 10
Cinque Terre card para una familia* 19,60 42 31,50
Cinque Terre Card para grupos* 120

* Familia: 2 adultos y 2 niños de hasta 12

* Grupo: hasta 25 personas

 

Ahora sí, las diferentes alternativas para moverse entre pueblo y pueblo:

 

TREN: Los trenes regionales los llevan de un pueblo a otro en menos de diez minutos. Al estar todos tan cerca y ser relativamente pequeños, pueden ir saltando de uno a otro, volver a visitar el que más les gustó o quedarse en aquel con las vistas más lindas (por eso recomendamos dos días). Se puede adquirir la Cinque Terre Card y tener el pase ilimitado o se puede comprar los billetes individualmente (el precio varía según el tramo que recorran).

BUS: Es un servicio que está incluido en la Cinque Terre Card (aunque se puede comprar directamente al conductor en caso de no tener la tarjeta y es bastante económico) y es realmente muy útil a la hora de ahorrar tiempo porque conecta diferentes puntos internos de cada pueblo.

BARCO: Durante la primavera y el verano (en general, desde el 1 de abril hasta el 1 de noviembre), se puede tomar un barco que recorre los cinco pueblos de la zona. Los horarios y la duración del trayecto lo pueden consultar en la página web de la compañía que elijan (hay varias opciones). El billete es ilimitado y válido por un día, y el precio dependerá del itinerario que elijan. Es una buena alternativa para disfrutar de la región desde otra perspectiva.

A PIE: Hay varios senderos diseñados para cruzar de pueblo a pueblo a pie o, incluso, en bicicleta. Los más famosos son el Sendero a los Santuarios, el Sendero Rojo o el Sendero Azul (conecta todos los pueblos, aunque la parte entre Manarola y Corniglia está cerrada por obra/ ENERO 2019). Si disponen de más tiempo y tienen ganas de hacer ejercicio, les recomendamos muchísimo hacer alguno y deleitarse con unas vistas panorámicas de ensueño. Recuerden llevar agua y snacks porque no hay donde comprar después.

DATO: El sendero más popular es la Via dell’Amore, que conecta Manarola con Riomaggiore, de dificultad fácil, dura aproximadamente media hora y se recorren a pie un kilómetro y medio. A raíz de peligros de derrumbe y constantes aluviones, está cerrado desde 2012 y se espera que lo reabran en 2021.

 

Dónde hospedarse?

Después de haber leído bastante sobre esta zona y analizar todas las ofertas de hotelería que Cinque Terre ofrece (que no son tantas) decidimos hospedarnos en La Spezia por varias razones: primero porque es mucho más económico; segundo, porque también queríamos conocer ese pueblo; y tercero, porque es más tranquilo y está menos cargado de tanto turismo. Como éramos siete, buscamos un AirBNB que resultó estar no tan cerca de la estación como parecía en un principio (y lo que mostraba las fotos no era una cocina real), pero que nos dio la gran ventaja de conocer a su dueña y, gracias a sus consejos y recomendaciones, visitamos otra joyita escondida de la zona: Portovenere.

Otra opción es hospedarse dentro de los pueblos, y el que más nos han recomendado fue Monterroso al Mare, por su cercanía con la playa y, al ser el más grande de los cinco, es el que mayor oferta ofrece.

Qué ver?

De nuevo, insistimos en que lo ideal es dedicar, al menos, dos días. Sin embargo, a continuación les detallamos qué ver y qué hacer en cada pueblo (el orden es indistinto; pueden empezar por el que prefieran), y ustedes decidirán si vale la pena quedarse más tiempo.

 

  1. Riomaggiore

Partiendo de norte a sur, Riomaggiore es el último pueblo de los cinco que conforman la región. Nosotros hicimos al revés y empezamos por el más próximo a La Spezia. Intentamos dejarlo para el final, pero cuando vimos a través de la ventana del tren lo que nos esperaba, por decisión unánime bajamos todos sin dudarlo. Las casitas coloridas y pintorescas que se extienden desde lo alto de los acantilados hasta la orilla del mar regalan una postal única. Por la vida pesquera y la calma de sus locales, Riomaggiore es un pueblo tranquilo y alegre. Hasta la estación de trenes es bellísima y vale la pena caminarla y perderse entre los miles de mosaicos y figuras marítimas que la decoran. Otra parada imperdible es el malecón de piedras a orillas del muelle, que puede ser el lugar perfecto para contemplar la vista disfrutando de un rico gelato italiano. Y, si todavía se quedaron con ganas de más, desde el malecón parte un sendero que va al otro lado del pueblo y que los llevará a una pequeña playa empedrada ideal para sentarse a descansar o contemplar el atardecer.

 

Desde el malecón, con una de las mejores vistas de Riomaggiore.

Desde el malecón, con una de las mejores vistas de Riomaggiore.

 

Edificios coloridos de Riomaggiore.

Edificios coloridos de Riomaggiore.

 

  1. Manarola

Según dicen, Manarola es el pueblo más antiguo de los cinco y en él se respira un aire romántico y calmo. ¿Será porque el sendero de la Vie dell’Amore parte de acá? Visitar este pequeño pueblo pesquero significa dejarse perder entre sus callecitas coloridas; caminar por la calle principal (la llamada “Via di Mezzo”) en busca de algún bar, restaurante o tiendas de artesanos; nadar un rato entre rocas y agua cristalina en una especie de pileta natural; y, por supuesto, contemplar las hermosas vistas panorámicas desde lo alto de alguna terraza o desde lo bajo del malecón a orillas del mar. Es un pueblo ideal para dejarse perder (y, en mi opinión, el que más me gustó). Si se sube una pequeña cuesta que rodea el pueblito, las vistas que se tienen son como las de la foto.

 

Vista de Manarola desde la cuesta que sube a la izquierda del malecón.

Vista de Manarola desde la cuesta que sube a la izquierda del malecón.

 

Desde el malecón, las barcas amarradas esperan.

Desde el malecón, las barcas amarradas esperan.

 

  1. Corniglia

Este es un pueblo tramposo, porque muestra el mar pero no da acceso directo a él. De cualquier forma, pese a que es el más pequeño de los cinco, sus casitas también se sitúan entre acantilados y está lleno de hermosos viñedos. Al estar elevado a casi 100 metros sobre nivel de mar, probablemente tengan que tomar el bus interno (con la tarjeta Cinque Terre es gratuito) o, si se animan, subir unas escalinatas algo dificultosas de 337 escalones.  Si tienen tiempo, la pequeña playa de aguas verdosas a los pies del cerro tiene un encanto único. Si están en la estación de trenes y todavía no subieron al pueblo, pueden seguir las indicaciones de los carteles “Mare” que, después de bajar bastantes escalones, los llevará hasta ese rincón oculto.

 

El pueblo de Corniglia en lo alto de los acantilados.

El pueblo de Corniglia en lo alto de los acantilados.

 

Las casitas irregulares de Corniglia.

Las casitas irregulares de Corniglia.

 

4. Vernazza

Las increíbles casitas de colores repartidas a lo largo del acantilado le dan a Vernazza un toque especial y distintivo. Además de perderse por sus callecitas en busca de los varios viñedos y olivares que encontrarán en el camino, también pueden recorrer la plaza principal y visitar la iglesia de Santa Margarita de Antioquia, que data de 1310. Si está por caer el sol, no duden en pagar los dos euros que sale la entrada a Belforte, la torre cilíndrica en el castillo de los Doria, porque las vistas panorámicas son realmente mágicas. Vernazza también tiene una pequeña playa un poco escondida y un malecón a orillas del mar que bien vale la pena visitarlo. Y, si deciden hacer el sendero a pie que conduce a Corniglia, preparen bien la cámara porque acá están las fotos de postal.

 

La iglesia de Santa Margarita de Antioquia.

La iglesia de Santa Margarita de Antioquia.

 

Vistas panorámicas de Vernazza desde lo alto de las terrazas.

Vistas panorámicas de Vernazza desde lo alto de las terrazas.

 

  1. Monterosso al Mare

Si bien es el pueblo más grande de los cinco y el que mayor oferta hotelera y gastronómica ofrece, Monterosso al Mare se destaca principalmente por ser el pueblo con la playa más extensa de la región. Quizás no tenga el encanto de sus casitas coloridas y acantilados irregulares de sus vecinos de la zona, pero es igualmente recomendable visitarlo para disfrutar de un hermoso atardecer a orillas del mar. Al estar situado en una especie de golfo natural, Monterroso es ideal para descansar los pies o nadar un rato. Además, tengan en cuenta que desde el puerto salen los barcos para empezar o terminar el recorrido por la región. Si aún tienen tiempo, vale la pena visitar la iglesia de San Juan el Bautista, el monasterio de los Capuchinos y la iglesia de San Francisco.

 

El color turquesa impecable del agua del mar de Liguria.

El color turquesa impecable del agua del mar de Liguria.

 

El pueblo de Monterosso al Mare y su playa.

El pueblo de Monterosso al Mare y su playa.

 

BONUS TRACK: PORTOVENERE

Portovenere es un pequeño pueblo costero de cuatro mil habitantes dentro de la provincia de La Spezia. Con sus tres islas –Palmira, Tino y Tinetto–, Portovenere constituye el Parque Natural Regional y fue declarado Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, junto con su vecino Cinque Terre. La especial belleza de su centro histórico, de su fortaleza con vistas al golfo y de los varios restaurantes y negocios que se enfilan a lo largo de la costa hacen que Portovenere sea un lugar elegido por miles de turistas locales e internacionales.

De arquitectura similar al resto de la región, entre casas irregulares color pastel y callejuelas que invitan a perderse, Portovenere ha sabido ganarse un lugar en este lado de la Liguria italiana. Asimismo, aquí se respira un aire romántico y poético, y no es casualidad. Denominado el Golfo de los Poetas (aunque su nombre original es el Golfo de la Spezia), grandes escritores han pasado por estas tierras, entre ellos Lord Byron, George Sand, Mary Shelley o el mismísimo Dante.

 

Esta postal los espera no bien bajen del bus en Portovenere.

Esta postal los espera no bien bajen del bus en Portovenere.

 

Qué ver y qué hacer?

Uno de los atractivos principales es la famosa Palazzata a mare, un lugar repleto de tiendas, artesanías, restaurantes, hostales y pequeñas barcas de los pescadores lugareños amarradas a orillas del mar. Sin dudas, el rincón perfecto para un buen paseo matutino.

Otro lugar que les recomendamos visitar es la famosa iglesia de San Pedro que es, sin dudas, una de las postales más características del lugar. Mezclada con un aire entre fortaleza y castillo, la iglesia –construida en el siglo V– se eleva casi partiendo de la roca de forma de elefante. Si la iglesia está abierta, vale también entrar y chusmear la remodelación posterior de estilo gótico que con los años se fue expandiendo; pero, si está cerrada, se puede acceder a un pequeño claustro que funciona como mirador extraordinario. Si se dejan transportar por el sonido de las gaviotas, las olas y la suave brisa que sopla, sentirán que están soñando.

Ubicado en el punto más alto de esta localidad, pueden visitar el edificio contiguo a la iglesia San Pedro. Hoy en día en ruinas, el castillo de los Doria, construido entre los siglos XII y XVI y que perteneció a una de las familias más influyentes de Génova, constituye una de las atracciones históricas y arquitectónicas más impresionantes. La entrada es gratuita y las vistas panorámicas del Golfo y de las islas que forman el Parque Natural son excepcionales. No es difícil la subida y hay varios bancos esparcidos en la pasarela que los lleva hasta la cima para que puedan sentarse a descansar de tanto en tanto y contemplar las vistas.

La Gruta Arpaia (más conocida como la Gruta de Bryon) también merece su foto: según cuentan por ahí, en esta pequeña cala rocosa venía el impulsivo Lord Byron en busca de inspiración. Hermoso sitio para descansar y disfrutar de una mágica vista del castillo y del mar que lo rodea. Para llegar aquí, tendrán que atravesar una puerta con arco de piedra (hay una especie de pasarelas que marcan el camino).

Si aún tienen tiempo y algo de energía, la explanada en torno a la iglesia de San Lorenzo es otro precioso mirador si todavía se quedaron con ganas de más vistas panorámicas. Elevada en lo alto del pueblo, este edificio de estilo genovés, que data del siglo XII, tiene una singular fachada digna de admirar.

Y, por supuesto, Portovenere invitar a caminar y caminar, a dejarse llevar por ese aire medieval que allí se respira, a degustar los platos típicos de la gastronómica mediterránea mientras se conversa sobre leyendas de corsarios y poetas que por ahí han pasado.

 

Vista del castillo de los Doria (Ven al elefante, ¿no?).

Vista del castillo de los Doria (ven al elefante, ¿no?).

Cómo llegar?

Desde la estación La Spezia se pueden tomar la línea 11/S que tarda aproximadamente 40 minutos. Los billetes los pueden comprar directamente al conductor (sale un poco más caro) o en cualquier Tabacchi (especie de kiosko/taquillas). En auto también es posible llegar, pero tengan en cuenta que probablemente deban dejarlo estacionado ya que, al igual que Cinque Terre,  Portovenere también está diseñada para ser recorrida a pie.

Espero haberlos convencido de reservar dos (o tres días) para recorrer esta zona y ojalá la disfruten tanto como lo hemos hecho nosotros aquel abril de 2018. ¡Buen viaje por la bella Italia!

 

Intentando tomar sol e inspiración en la Gruta Arpaia.

Intentando tomar sol e inspiración en la Gruta Arpaia.

 

ciclosviajeros.com

Instagram: @ciclos_viajeros

138 Lectores
Comparte esta nota:

Tópicos: , , , , , , , , , .

Autora de Ciclos viajeros, un espacio dedicado a recorrer los diferentes ciclos de los viajes, desde el antes, durante y -sobretodo- el después. Casi siempre me leerán a mí, Maru, y cada tanto la voz masculina de esta pareja argentina de viajeros se hará sentir. Ciclos viajeros es el lugar donde además de encontrar anécdotas, consejos y experiencias de viajes, conocerán el lado B de la vida nómada; leerán por qué viajar no siempre es sinónimo de felicidad, pero -especialmente- encontrarán un espacio que siempre intentará ALENTAR y ANIMAR a aventurarse por este maravilloso mundo.

Comenta si lo deseas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *