Islandia, entre géiseres, cascadas, montañas, glaciares y aguas termales.

Islandia, entre géiseres, cascadas, montañas, glaciares y aguas termales.

Si hay algo que nunca imaginé, es que un día, sin pensarlo demasiado, iba a estar volando rumbo a Islandia sin escala para pasar allí no sólo mi cumpleaños número 30, sino 10 de los mejores días de mi vida. Rodeada de géiseres, cascadas, montañas, glaciares y aguas termales en una isla en el mar del norte.

Nuestro plan inicial fue alquilar una camioneta para poder recorrer toda la isla, mientras acampábamos en diferentes puntos, pero tuvimos que cambiar de idea por cuestiones climáticas. Estuvimos casi 10 días recorriendo el sur de la Isla, desde su capital Reykjavik hasta los fiordos del este (uno de los paisajes más increíbles con los que me topé hasta ahora).

 

¿Qué hacer en el Sur de Islandia?

Reykjavik

Estuvimos en Reykjavík 2 días, en los cuales nos dedicamos a caminar lento y disfrutar de la ciudad. Hicimos el free tour con una guía local y conocimos bastante de esta nación que cuenta con 350.000 habitantes. Si no eres capaz de alquilar una camioneta y salir a recorrer por tu cuenta, hacer base en Reykjavik es lo ideal, ya que desde aquí puedes comprar la mayoría de tours y excursiones y sacar el máximo provecho de tu estadía.

Círculo Dorado

Es uno de los recorridos turísticos más impactantes de Islandia y permite tener un pantallazo de los paisajes alucinantes que tiene la isla para conocer.

Comenzamos por el valle de Haukadalur, a 1.30 hs de Reykjavik, donde se encuentra el Geysir más famoso de Islandia. El ingreso es gratuito y si eres fanático de los parques geotérmicos como yo -y el tiempo acompaña- realmente se puede estar una buena cantidad de horas caminando y disfrutando de este espectáculo de la naturaleza.

Otro de los destinos es la Cascada de Gullfoss, uno de los sitios más concurridos, tanto por su belleza como su espectacularidad. Esta cascada se creó luego de la ruptura de las placas que originó el paisaje de la isla y es de una magnitud inigualable.

A 60 km de Gullfoss se encuentra el Parque Nacional de Thingvellir. Para mí, la mejor de las paradas del Círculo Dorado. Lo increíble de este parque y su paisaje es que su geografía se debe a la fisura tectónica entre los continentes de Europa y América.

Hoy en día se puede pasear por las afueras de la casa de verano del primer ministro islandés y visitar la iglesia blanca. El parque se puede recorrer caminando, para aprovechar de las vistas Del Valle, el río Pingvellir y la Cascada Öxarárfoss .

Pero el mayor atractivo del Parque es la Grieta de Silfra y poder nadar entre placas tectónicas con el agua a 2 grados (al menos, fue la temperatura que tuvimos en octubre).

La fisura de Silfra tiene el agua más clara del mundo. Y no sólo eso, flota entre dos continentes (Norteamérica y Europa). Su temperatura y color se debe a que el agua proviene de glaciar. Nosotros contratamos el tour de Dive.Is “Snorkeling day”. Estuvimos en el agua unos 40 minutos y fue una de las mejores experiencias que tuve en la vida!

En camino al este de Islandia y ya con ánimos de encarar hacia el norte, nos detuvimos en algunos de los destinos más importantes de la isla:

 

Playa arena Negra

Si algo le faltaba a este recorrido era de repente toparnos con una playa de arena negra y olas gigantes danzando. Es una de las 10 playas no tropicales más lindas del mundo y su color y textura tan particular se deben a que es de arena volcánica.

En el medio del mar se asoman Las rocas de Reynisdrangar, que son parte de la mitología escandinava. Se dice que son trolls convertidos en piedra por ver la luz del sol. Es, sin dudas, mi lugar favorito en Islandia. Que su paisaje y fisonomía sea tan diferente a todo, me gusta.

 

Parque Nacional Vatnajökull

Este parque lleva el nombre del glaciar más grande de Europa, el Vatnajökull, que con sus 8.000 km2, ocupa un 8% de la superficie total de Islandia.

La visita a este glaciar es la más gris que puedo recordar. Y no solo porque me encontré con un glaciar negro (este color es producto de la suciedad que lleva el viento y que se debe a las cenizas del volcán), e inmenso, sino porque el día fue cubierto por la lluvia y el viento.

Antes de ingresar al parque, nos podemos deslumbrar con la laguna de Jarkusaloon y la Playa de Diamantes. Otros dos espectáculos de la naturaleza presentes en Islandia.

Aquí tanto el color de la laguna como de los diamantes en la playa es turquesa, y es realmente deslumbrante: la sensación de caminar por la playa y tener frente a vos pequeños pedazos de glaciar es algo único.

 

Fiordos del Este:

Al salir del Parque Nacional Vatnajökull, pasar por los Fiordos es obligatorio si queremos llegar al norte de la isla y continuar el recorrido para volver a la capital. Nosotros no pudimos terminarlo, ya que el clima no nos acompañó y nos topamos con una nevada que nos hizo pegar la vuelta hacia el sur. Pero pasamos todo el día en la carretera disfrutando de una de las vistas más increíbles y magníficas que he tenido oportunidad de ver. Hicimos algunas paradas para tomar fotos y llevarnos el recuerdo de lo que estábamos viviendo. Naturaleza en estado puro, mar, montañas y nieve.

Islandia nos recibió con mucha lluvia y viento y no tuvimos la posibilidad de ver auroras boreales, pero la imagen de este lugar que quedó en mis ojos, y en mi alma, es imborrable.

 

Instagram: @vidaenviajee

Facebook: vidaenviajee

Blog: www.vidaenviajee.com.ar

 

Fotos de snorkel: Dive.Is

636 Lectores
Comparte esta nota:

Comenta si lo deseas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *