Tasmania, la isla olvidada.

Tasmania, la isla olvidada.

Hoy les quiero empezar a contar un poco de nuestro viaje a Tasmania. Siempre buscando destinos distintos, esos destinos donde no se sepa muy bien qué hay, ni dónde queda. Esta isla era ese pedacito en el fin del mundo que moriamos de ganas por visitar. Teníamos muchas ganas de ir a ese pequeño desprendimiento australiano que muchos dejan olvidado, quizás por falta de tiempo o porque, sencillamente, no lo registran.

Volamos a Tasmania desde Sidney un 19 de Marzo de 2018. El aeropuerto es pequeño e incluso cierra de noche, solo tiene vuelos durante el día. Apenas llegamos fuimos a buscar la van que teníamos alquilada previamente, la entrega era en el mismo aeropuerto de Hobart. Les puedo asegurar que la mejor forma de recorrer la isla es con una van. Pero es MUY importante tener en cuenta: las CAMPERVAN se cargan todos los días, porque si no te podés llegar a quedar en el medio de la nada. Ahora bien, con tanque y heladera llenos partimos en esta gran aventura. Como nos gusta hacer los viajes tranquilos, decidimos solamente hacer la COSTA ESTE de la isla. Pausado y disfrutando de la naturaleza misma que Tasmania te propone.

Empezamos por PORT ARTHUR, al sur de la isla, más precisamente debajo de HOBART. ¿Que encontramos en esta zona? Playas hermosas, desiertas y mucha fauna.

Si les gusta la historia, no pueden perderse hacer una visita a a la prisión histórica construida en 1830 que ha sido convertida en museo. También es muy famosa porque hace 20 años hubo una masacre donde un loco mató a 35 turistas que visitaban el museo.

Luego de estar dos días y una noche partimos hacia arriba, lo que más ansiábamos ver era Freycinet National Park y Wineglass Bay. Hicimos en campervan unos 160 km hasta llegar a Coles Bay, ahí paramos en un camping frente a la hermosa playa Muirs Beach, que tiene unos atardeceres inolvidables. Y un dato de color, cuando es temporada allí se ven unas hermosas AURORAS AUSTRALES. Sí, así como lo leen, Tasmania también es linda por tener unas hermosas auroras.

Al día siguiente fuimos al mirador de Wineglass Bay. Aquí no se puede llegar en coche, así que preparamos una mochila para pasar todo el día fuera. La ruta más corta dura 2 horas y es la que nosotros decidimos tomar. En ella nos encontramos con mucha vegetación y con unos canguros hermosos! Llegar a Wineglass fue toda una locura. Es una playa escondida entre medio de una montaña, llena de vegetación y fauna. Allí el sol pega mucho y no hay mucho reparo, además las olas son para gente que le gusta hacer surf. ¡Sí, nunca vi olas como esas! Desde el mirador podes tener unas vistas únicas.

La vuelta hasta el camping se hizo larga e incluso nos agarró la noche. Ver el cielo de estrellas en Tasmania es todo un espectáculo, la poca contaminación lumínica hace que sea una obra de teatro y que parezca irreal estar allí.

Además de Wineglass Bay, hay otras playas a las que también se accede después de trekkings de varias horas. Por ejemplo: Honeymoon Bay, Hazards Beach, Cooks Beach, una más linda que la otra…¿El agua? Fría, pero con la temperatura que hace afuera dan ganas de meterse igual.

Friendly Beach es una playa que se encuentra fuera de la península, pero sigue siendo parte del Parque Nacional de Freycinet. Sin dudas, es una de las joyas ocultas de Tasmania. Mientras estuvimos ahí descansando y disfrutando, viendo a los surfers, unos amiguitos nos vinieron a saludar… ¡estaba lleno de Wallabies o, más bien, canguros pequeños! Imperdible: el atardecer en COLES BAY.

Al otro día emprendimos camino hacia HOBART. Desde Coles Bay hay aproximadamente unos 168 kms donde practicamente todo es vegetación, fauna y hermosos paisajes. Decidimos usar el día para parar en varias playas, la temperatura ya empezaba a notarse, así que era el plan perfecto. Como les comentaba antes, fuimos de Hobart a Orford a través del Parque Nacional de Maria Island. Es un gran recorrido para hacer, ¡vale la pena!

Antes de llegar a Hobart pasamos por el Bonorong Wildlife Sanctuary, un santuario para la vida silvestre. Una visita a Bonorong es una oportunidad de acercarse más que nunca a algo salvaje y frágil. Tasmania es el hogar de una increíble variedad de animales, incluidas cuatro especies de marsupiales que ahora no se encuentran en ningún otro lugar del mundo. Estos son el Demonio de Tasmania, el Quoll oriental, el Pademelon de Tasmania y el tímido Bettong de Tasmania. También hay 12 especies de aves endémicas en el estado, algunas de las cuales se encuentran entre las más amenazadas del mundo.

Luego de Bonorong nos dirigimos hacia HOBART. Es increíble ver una ciudad tan armada después de días de salvaje fauna y naturaleza. Sumergirse en la brisa marina, la cultura creativa y la historia colonial de Hobart, asentada a orillas del ancho río Derwent, a la sombra del monte Wellington, es toda una experiencia. La ciudad combina el encanto del patrimonio con un estilo de vida moderno, en un entorno de excepcional belleza. No es de extrañar que Lonely Planet haya llamado a Hobart uno de los diez mejores lugares para visitar en el mundo en este momento.

No solo es la capital de Tasmania, sino que es la segunda capital más antigua de Australia, después de Sydney. Con su cautivadora historia, pintorescas vías fluviales, montañas escarpadas y experiencias gourmet, la ciudad tiene algo para todos. Los fines de semana el SALAMANCA MARKET, un mercado callejero que se lleva a cabo todos los sábados de 8:30 a 15:00, es una oportunidad de acercarse a productos de toda Tasmania (frutas y verduras frescas, productos gourmet, alimentos, plantas, ropa, joyas, libros, música, juguetes, regalos, recuerdos, arte, artesanía y artículos únicos hechos a mano).

Para aquellos que quieran ir, nosotros solo recorrimos la COSTA ESTE en 5 días. Llegamos desde Sidney en Avión y Volamos hacia Cairns en el mismo medio aéreo.

Algunos tips para visitar Tasmania que me hubiera gustado saber antes de viajar a la isla.

  • Al no ser una isla superpoblada, hay que asegurarse gasolina, comida, carga de la VAN, porque pueden estar varios kilómetros sin encontrar nada en el camino.
  • Si van a Tasmania y tienen como idea visitar más de un Parque Nacional. Les recomiendo que compren el pasaporte de parques nacionales que tiene un valor de 50 AUD, ya que éste les permitirá entrar a todos sin tener que pagar más. En nuestro caso, ya venía con la campervan.
  • Para llegar a algunos lugares, se suele realizar en trekking de más de 2 hs. Si no les gusta realizar este tipo de actividades, no es un destino para ustedes.
  •  Los camping no son muchos, entonces en temporada alta tienen que tener en cuenta que se suelen llenar y cierran a las 18 hs.
  • Si pretenden manejar de noche, TENER MUCHA PRECAUCIÓN. Se suelen cruzar desde Wallabies hasta Demonios de Tasmania.

www.somosviajaresvivir.com

@viajaresvivir__

 

Photo by Christine Mendoza on Unsplash

330 Lectores
Comparte esta nota:

Comenta si lo deseas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *