Jamaica, la cuna del reggae.

Jamaica, la cuna del reggae.

Un viaje a Jamaica no puede exceptuar la visita a Nine Mile, donde nació y pasó sus primeros años de vida el mítico Bob Marley. Sin dudas, un lugar para visitar aún para quien no es fanático del reggae.

Una visita a Jamaica no puede prescindir del paso por Nine Mile. A través de un camino serpenteante entre colinas y selva, y luego de atravesar el humilde Brown´s Town (donde se respira el verdadero aire del lugar, lejos de los resorts de lujo), se accede a este pequeño poblado donde se encuentra la casa en que Bob Marley transcurrió sus primeros años de vida (se sabe que su carrera musical se desarrolló en Kingston).

Nine Mile se encuentra a 1:30 hora de Ocho Ríos y recibe su nombre por la distancia que lo separa de la carretera principal, la cual un pequeño Bob cubría diariamente a pie para ir al colegio. Llegar allí ya es toda una aventura, por el camino de curvas y contracurvas que se abren paso entre la frondosa vegetación.

El hogar de Bob Marley es hoy un museo que contiene recuerdos, fotos, discos de oro, pertenencias de la familia y lo más importante, el mausoleo del célebre artista. La casa es humilde, pero la visita es pintoresca por donde se la mire. Nadie que guste un poco de la música se puede sentir ajeno a lo que significa pisar la casa de Marley.

Un guía con ojos vidriosos y risa fácil, acompaña al visitante para explicar lo que se va viendo. Una banda tocando algunos hits permite recrearse y disfrutar de la música en vivo y quien lo desee puede comprar un “porro” y “conectarse con el supremo”, como auguran todos los seguidores del movimiento espiritual rastafari.

Obviamente, también hay un puesto de comidas que asegura la ingesta para el “bajón”. Un poco más allá se encuentra el portón que esconde un leve ascenso y lo alto la habitación donde dormía Marley, la famosa piedra-almohada de la canción “Talking Blues” y las tumbas de él y su madre, en las cuales no se puede “entrar con zapatos, sacar fotos o fumar tabaco, sólo marihuana” por tratarse de un lugar sagrado, como asegura el guía.

Por supuesto, el merchandising es moneda corriente en el lugar y se pueden conseguir discos, remeras, todos los objetos con las clásicas leyendas de Jamaica (las mismas que se verán repetidas en todas las tiendas) y algunos exclusivos del lugar. No faltan las afamadas salsas picantes de Cedella Marley Booker, la mamá del gran Bob Marley.

Si uno siente el espíritu del reggae en toda la isla, en Nine Mile es aún mayor. Es posible que sea un tema subjetivo, pero es sumamente gratificante recorrer el lugar y no es difícil imbuirse del espíritu de amor, paz e igualdad contenido en la “prédica” de Marley y los rastafarian: “One love! One heart! Let’s get together and feel all right”.

 

Para los que no están al tanto, el Movimiento Rastafari considera a Haile Selassie I, emperador de EtiopÌa, como la reencarnación de Jah (Dios) y Zion (Etiopía) es la tierra prometida, dado que es el único país africano que no cayó bajo dominación europea. Quienes profesan este culto llevan los famosos dreadlocks en el cabello, son vegetarianos y fuman marihuana con un fin ritual que es conectarse con Dios.

Importante para los amantes del reggae.

El Sumfest es el festival más importante de reggae del mundo y se celebra en cada mes de julio desde hace más de 25 años. Decenas de bandas y artistas se presentan durante más de una semana. Sin dudas, una experiencia inolvidable.

311 Lectores
Comparte esta nota:

5 comentarios

    • Fernando, si vas tienes que ir a este lugar y al museo en Kingston, al cual yo no pude ir porque estaba en Montego Bay y no me daban los tiempos. Suerte! ah y yo aprovecharía el sunfest, je

Comenta si lo deseas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *