Stonehenge: el enigma de las piedras.

Stonehenge: el enigma de las piedras.

Sin dudas cuando pensamos en misterios de la humanidad, no podemos evitar pensar en este lugar: Stonehenge. Piedras de más de 30 toneladas se acumulan en forma circular a lo largo de un terreno elevado en el medio Gran Bretaña. Las dudas y las libres interpretaciones suman años de especulaciones sobre lo que realmente significa este lugar, al día de hoy no tenemos certeza que nos diga cuál fue el verdadero fin. Eso no le quita su carácter espectacular, de hecho hasta le da más magia.

Durante nuestro paseo Londres decidimos ir a conocer este gigante ubicado en Amesbury, a 15 kilómetros de Salisbury. Un trayecto de 2 hs en tren y 40 libras (Off peak) nos sumergía en un cielo cada vez más oscuro a medida que nos separamos de la línea urbana de la gran ciudad inglesa.

Cuando llegamos a la estación, es cielo no hizo esperar sus intenciones de comenzar a chispear agua. Lo bueno es que llegamos justo 5 minutos antes de que arribe el bus StonehengeTour. Por un valor de 15 libras (sin entrada incluida) hasta 36.50 libras (con entrada y fast pass incluido) te lleva cruzando el pueblo a través de los edificios históricos de la ciudad. Lo bueno es que funciona con Hop on-hop off y podés recorrer la ciudad si el reloj y el clima te acompañan.

Los kilómetros pasan y la ansiedad crece, el famoso e histórico fondo de pantalla para los que pisamos los 30, o los superamos, está a punto de volverse realidad. Para acceder pueden pasar dos cosas: 1- que tengas el ticket del bus y te hagan esperar a que te traigan la audioguía o 2- tengas entradas por otro lado y tengas que ir a gestionarte por tu parte.

A la derecha de la boletería tenemos el centro interpretativo que nos ayudará a comprender mejor las teorías y análisis, pero seamos honestos: no aguantábamos más la ansiedad. Subimos al primer micro de traslado deseosos de avistar las piedras, aunque podés hacer el recorrido de 2 kilómetros a pie cruzando por las clásicas vistas de campo inglés. Ni cinco minutos más tarde, descendimos del bus y nos topamos con los primeros montículos de tierra donde descansan restos de personas.

Unos pocos metros más adelante, contrastando con esa alfombra verde que cubre la colina, se erige el gran monumento de más de 5000 mil años de historia. La edificación está formada por bloques de rocas de un diámetro de aproximadamente 30 metros, son de forma rectangular y de arenisca. En el centro hay un círculo de bloques más pequeños de arenisca azulada que se cree tiene poderes curativos, lo que hizo que cuando las personas podían acceder cerca a la piedra tuvieran la gran idea de llevarse pedacitos. En el interior hay una arenisca micácea, que se conoce como El Altar. Por fuera del monumento, al exterior de los círculos de piedra principal hay un gran foso circular, donde se ubican 56 Pozos llamados los “agujeros de Aubrey”. Por último, el círculo y el foso están cortados por un camino llamado “La Avenida”.

Nos encantaría saltar la valla y meternos entre las piedras. Las ganas de tocarlas y verlas de cerca son tan grandes como juntar fuerzas abajo del frío y la lluvia incesante para verlas un segundo más, aunque ya no estemos sintiendo los dedos de la mano y los de los pies los hayamos dado por perdidos.

La audioguía es muy completa y te va llevando alrededor de todo el círculo, contando no solo las características sino diversas teorías y descubrimientos realizados a lo largo de los años. Incluye extras donde podés ampliar información relacionada para entender mejor el contexto y los pensamientos de las investigación histórica. La vuelta nos llevó aproximadamente 1 hora, pero si el clima nos hubiera acompañado podríamos habernos extendido por lo menos media hora más.

Culminada la vuelta y casi congelados, regresamos hacia el centro interpretativo. Allí van a encontrar una gran reconstrucción en video de cómo fue la evolución del monumento a través de los siglos y cómo se vio afectado con el paso del tiempo. Se ingresa luego al centro donde, dividido por secciones, se puede aprender sobre la vida diaria en la zona, desde la comida hasta la vivienda. Esta parte se pone un poco repetitiva después de haber escuchado la audioguía, pero si comenzás por el centro es de mucha ayuda para quienes no están tan al tanto del tema.

Stonehenge acumula cientos de suspiros de los miles de visitantes que la recorren día a día, su contraste gris con el verde del césped perfectamente cortado dan un marco único a este lugar cargado de significado e historias. Su manto de misterio atrae como un imán y su majestuosidad es innegable. Animate a perderte en su relato, no te vas a arrepentir.

 

www.viajesporviajeros.com

Instagram: @viajesporviajeros

Facebook: @viajesporviajeros

Twitter: @Viajesporviajeros

233 Lectores

También puede interesarte

Comparte esta nota:

Comenta si lo deseas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *